Apr
23
2012

Recuerdos, alegrías y nostalgias de la feria de Abril

Sé que este post debería ser otro. Sé que debería disculparme por haber estado desaparecida tanto tiempo. Y me disculpo. Me disculpo profundamente y prometo que esta semana, es más, me comprometo, mañana,  me dedicaré a escribir aunque sea un post recopilatorio del viaje, para después centrarme en los detalles, que no son pocos.

Este post lo escribí en mi segundo año en Manchester. Mi segundo año fuera de España y mi cuarto fuera de Sevilla. Cuando lo escribí lloré, la verdad. Y al volverlo a leer ahora, casi lloro, pero estoy en la oficina y no es plan. Porque es cierto que aunque fui una adolescente un tanto complicadita, cuando una se va haciendo mayor se da cuenta de qué es lo importante. Este post estuvo, está y estará siempre dedicado a mi familia y a mi Sevilla querida, a la que espero volver. No pronto, pero algún día.

————————————————————————————————

Y un año más, ha llegado la feria de Abril (Aunque este año haya caído en Mayo). Y un año más, estoy triste por perdérmela. El cuarto año consecutivo que he de sacrificar la feria para poder pasar con la familia más días en verano.

Ay, qué ganas de volver a vivir en Sevilla, y de no perderme nada más…

Creo que lo que más me gusta de la feria son los colores que la adornan. Los colores de las casetas, de los coches de caballos, de los trajes de flamenca. Los volantes, los mantoncillos, las flores….El buen colorcito de la gente, que en Sevilla ya está morena en esta época, el color del albero en contraste con el azul del cielo.

También me gusta el ruido. El paso de los caballos, los gritos de los niños en la calle del infierno, la música de fondo, las sevillanas, las castañuelas, las guitarras…  y más gritos, y más jaleo, y más alboroto. Me encanta.

¡Los olores! Me gusta como huele la feria, dependiendo de a qué hora… si he de ser sincera me gusta el olor a caballo (A lo mejor soy un poco rara), y me gusta el olor a azahar que inunda Sevilla en esta época del año. También me encanta el olor a dama de noche del jardín de mi casa… pero de eso hace muchos años ya, y con lo que ha llovido en Sevilla seguro que este año ni han florecido aún…

Casi cinco años llevo fuera de Sevilla y tristemente estoy pensando… que ya ni siquiera sé si la dama de noche sigue estando en mi jardín.

Me encanta como sabe la feria… sabe a jamón, a gambas y a mediasnoches. Sabe a picos, tortilla y croquetas al mediodía y a caldito calentito a medianoche. Sabe a algodón de azúcar, y por supuesto a rebujito…

Echo de menos el calor sofocante que sólo se siente cuando una está dentro de un traje de flamenca. Echo de menos el ponerme el mantoncillo, las pulseras, las peinetas… ¡Me acuerdo tan bien de la sensación del primer año que me pinté el rabillo del ojo! Echo de menos las peleas con mi madre sobre ponerme la flor arriba o al lado en la cabeza, y el sentir su mano fría dentro de mi vestido para colocarme el alfiler que sujeta el mantoncillo. Ni muy abajo, ni muy arriba, ¿Te queda cómodo?

Echo de menos las reuniones familiares en Joselito el Gallo el martes de feria (aunque este año sea el viernes… supongo que cada año es más difícil poner a la gente de acuerdo…). El ver a toda la familia junta, como si fuera navidad, pero todos muertos de calor. Echo de menos ver a mis primos pequeños, comprobar que cada vez lo son menos y que me sacan dos cabezas de altura. Me gusta escuchar lo que cada uno de la familia tiene que decir, aunque no sea lo más agradable del mundo.

Echo de menos a mi madre, impresionante como siempre en alguno de sus trajes. A mi padre, sonriente y mirándome orgulloso, también como siempre.

Echo de menos a mi abuela sentada detrás de la mesa, recibiendo encantada besos de todos los hijos y nietos conforme van llegando. A mi tía Gema, morena y guapísima, y a mi prima Gemita vestida como ella. A Mamen, poniéndose bizca y presumiendo de sus hijos, cada día más guapos también. Echo de menos a Marta, callada pero siempre sonriente… el ver a mis primos mayores, todos juntos, todos guapos. Enchaquetados ellos, flamencas ellas…

Los echo de menos a todos, en conjunto. La familia como concepto, como grupo de personas que se quieren y se conocen tanto que a veces no se aguantan. El pasar un rato juntos, las risas y el ponerse al día…   Señores, que lo sepa todo el mundo: esto no se valora hasta que no se tiene. Y yo no empecé a valorarlo hasta que me fui.

Por eso mismo, familia, os dedico un recuerdo de feria desde un Manchester que me encanta, pero que en días como éste se me antoja feo. Pero feo, feo….

————————————————————————————

El señor tan elegante y tan guapo de la primera foto, es mi padre. Las buenorras de la otra foto, la más guapa mi madre, y las otras dos mis tías anteriormente mencionadas, Gema y Mamen. Y una tía postiza, que siempre visita en feria, Sagrario.

¡Y me da igual que no queráis salir, no pienso quitarlas! No haber colgado la foto en facebook.

 

About the Author: Chily de la Viesca

3 Comments + Add Comment

  • Snif.. Gracias!

  • We miss you!

  • OLE OLE LAS MUJERES OTERO!!BELLEZA, GRACIA E INTELIGENCIA A RAUDALES!

    Creo que la pelea sobre si la flor va arriba o al lado la hemos tenido todas con nuestras madres…jeje, se podía hacer hasta un trending topic sobre ello.

    y como dice la canción….que viva la feria, la feria, la feria, la feria de abriiiil!

    mua!

Leave a comment