Jun
26
2013

Un año en Londres

¿Cómo os quedáis? Más de un año llevo ya viviendo en Londres… acabo de releer el artículo que escribí la primera vez que vine a ver casas, y me ha hecho gracia darme cuenta de que ahora mismo vivo en la casa en la que me quedé de invitada ese fin de semana.

Que de vueltas ha dado la historia y qué de cosas han pasado… Al final encontré casa, sí… una casa chulísima, cerquísima de mi curro, con unos compañeros estupeeendos y en un barrio total total. Con sus markets, y sus cafés, y su primark… sus parques y sus bicis, sus hipsters y modernos gafapasta con bulldog francés y moustache. Que alegría. Qué bonito era mi barrio. Hackney se llamaba.

¿Y qué pasó? – diréis vosotros- Pues pasó que no se pueden pagar casi 900 pounds al mes de piso en Londres sin de repente darte cuenta que no tienes ni pa pipas.

– ¿Vamos a cenar fuera? ehhhh no. ¿Os venis a tomaros una cerve? Eehhhh no. ¿Os apetece ir al cine? ehh no. ¿Os vais de viaje a algún sitio? ehh no.  ¿Vas en tren a Manchester? No hombreeeee, voy en autobus, si total sólo son casi 5 o 6 horicas….

Y yo digo. Y yo decía: de que coñe me sirve vivir en un barrio con teatro y cafés si no puedo disfrutarlos? de que me sirve el mercado con huevos de pato y queso con cranberries?  De que me sirve un cuarto gigantesco y chulisimo si me pego todo el día metida en él y le cojo hasta manía?

Así que así terminé en Tooting. Volviendo a los orígenes, a la casa en la que dormí por primera vez en Londres. A casa de Marina. Qué amor.

Tooting tiene su encanto. El morito del Fish&Chips me conoce y siempre me saluda cuando paso. Tiene una charity shop en la que se compra ropa a precios irisorios. Tiene un cani vendiendo fruta en la boca de metro que me llama “babe” por las mañanas. Y tiene un pub chulísimo en el que me puedo permitir unas cervezas. En el market tienen carne halal y verduras sospechosas en vez de huevos de pato y queso de cranberries, pero tiene doscientos millones de curry houses, 30 millones de tiendas de pollo frito y 40 pizzerias. Ah! y 22 peluquerías en las que en una de ellas te hacen la cera por 5 pounds. ¡5 pounds!

ratis

Le he cogido cariño a Tooting. Y tiene hasta una película de gansters propia. “Gangs of Tooting Broadway: is not where you live, but how”. Mi casa de Tooting es extremadamente barata, extremadamente vieja y a la casera le importa extremadamente nada lo que hacemos en ella. Tenemos un jardín con césped plantado por nosotros, con menta, orégano y perejil. Tengo también girasoles, y unos cuantos ratoncillos que a veces se cuelan en casa poniendo a Marina de los nervios y mordisqueando todo lo que dejamos en la encimera. Mis compis de piso son geniales, aunque a veces pienso que demasiados (Ahora mismo somos 6 en la casa) y a todos les gustan mis ratas (Que por cierto son todas nuevas, las antiguas pelonas murieron todas. De viejas y felices, que conste).

Me lo he pasado muy bien en Tooting. He disfrutado Londres. He ido al teatro y a cenar, he ido al cine, he viajado. Me he comprado ropa y unas raquetas de tenis. Me he ido de fiesta y he comprado cosas pa mi jardín. Vivir en Tooting me ha ayudado a recuperar mi vida.

Le he cogido cariño a Tooting, pero ya ando pensando en una casa nueva. Una casa a compartir con… NADIE! una casa para Ian y para mi, sin tener que hacer cola para cocinar o poner la lavadora, sin ratoneras. Una casa con un armario de verdad, de los que tienen puertas, y una casa en la que no tenga que averiguar la temperatura del horno a ojo, que asi no hay quien haga galletas. Que voy ya pa los 30, creo que va siendo hora!

Buenas noches.

About the Author: Chily de la Viesca

2 Comments + Add Comment

  • sobraba lo de la edad! los 30 son los nuevos 20! recuerdalo ;)

    • Pues yo con los nuevos 20 quiero vivir sola ya!!

Leave a comment